SHARE

¿Por qué un deportista se pone en riesgo de dopaje al consumir complementos nutricionales? Muchas veces hemos hecho la advertencia de que antes de consumir cualquiera de estos productos, primero consultes con un especialista para saber si realmente lo necesitas y para asegurarte de que lo que te receten no contenga ninguna sustancia prohibida en el deporte.

Por eso compartimos contigo la segunda y última parte de un informe elaborado por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) para aprender a reconocer cuándo estos productos son sospechosos.

7. Tenga cuidado con anuncios como “avance científico más reciente” o declaraciones como “fórmula secreta”, “garantía de devolución de dinero”, “solución rápida”, “usado por miles de años” o “lo que los expertos no quieren que usted lo sepa”, o el uso de cualquier jerga científica que parezca impresionante.

8. Tenga cuidado con las afirmaciones de que un producto es una “alternativa a los medicamentos recetados”.

Los productos que dicen ser “alternativas a la medicación” pueden contener medicamentos prescritos no declarados. Además, puede haber consecuencias graves para la salud si deja de tomar un medicamento recetado por su médico. Cualquier cambio en su medicamento recetado debe ser hecho por su médico.

9. Dudar de los llamados “estudios clínicos” o de anuncios con muchas imágenes de médicos. 

Muchos estudios que “demuestran” la efectividad de un suplemento no son científicamente válidos (realmente no “prueban” nada). Estos “estudios” no son muy claros y resulta difícil determinar si tendrá un efecto significativo para su propia salud o su desempeño (por ejemplo, “el suplemento X produjo un aumento del 5% en la velocidad después de 6 semanas).

A veces las compañías realizan investigaciones cerradas y nunca permiten que los datos en bruto o el diseño del estudio sean evaluados por expertos. Sin embargo, anuncian su producto como “University Studied”, “University approved” o “Clínicamente comprobado”. Además, los investigadores que llevan a cabo el estudio pueden tener conflictos de intereses porque reciben fondos de la compañía de suplemento.

Si puede obtener una copia de un estudio de investigación que alaba los beneficios de un suplemento dietético, debe examinarlo cuidadosamente con alguien que pueda ayudar a interpretar la validez del estudio y si los resultados del estudio también se aplicarán a ti.

10. Tenga cuidado con las hierbas y el término “todo natural”.

Los ingredientes “naturales” a base de hierbas no siempre son seguros. Estos a veces contienen ingredientes activos que pueden interactuar entre sí o con medicamentos. Si desea utilizar un suplemento herbario, consulte con su farmacéutico sobre posibles interacciones.

Un buen ejemplo es la metilhexaneamina, un estimulante que está prohibido en la competencia. Hay muchos productos en el mercado que indican “aceite de geranio” en la etiqueta, cuando realmente el producto contiene sintéticamente methylhexaneamine.

11. Evite productos con varios ingredientes o con ingredientes que no reconoce.

A más ingredientes, mayor es el riesgo de errores durante el proceso de fabricación, y mayores son los riesgos de salud y de dopaje.

12. Tenga cuidado con los productos que no han sido probados por alguien calificado.

Hay muchos suplementos que dicen ser “libres de esteroides” o están garantizados para no producir resultaos analíticos adversos en una prueba antidopaje. Asegúrese de saber que detrás de su fabricación hay un programa de prueba o certificación en particular. La Agencia Mundial Antidopaje no garantizan o aprueba suplementos.

13. Cuidado con las “recetas patentadas”.

En las recetas patentadas, las compañías de suplementos no tienen que enumerar la cantidad de cada ingrediente individual – sólo tienen que enumerar la cantidad total de la mezcla. Las recetas patentadas son una herramienta de marketing que las empresas utilizan para tratar de hacer que su producto parezca único o especial.

14. Tenga cuidado con los productos que tienen una gran cantidad de reacciones adversas asociadas al uso.

Siempre debes tratar de averiguar si hay alguna reacción adversa en relación con los productos que utilizas. Ten en cuenta que las empresas muchas veces no declaran estas reacciones por lo que no puedes confiar totalmente en sus informes, sino debes asegurarte consultando a especialistas de la Comisión Nacional Antidopaje.

 

LEAVE A REPLY