SHARE

 

¿Por qué un deportista se pone en riesgo de dopaje al consumir complementos nutricionales? Muchas veces hemos hecho la advertencia de que antes de consumir cualquiera de estos productos, primero consultes con un especialista para saber si realmente lo necesitas y para asegurarte de que lo que te receten no contenga ninguna sustancia prohibida en el deporte.

Hoy en día existen en el mercado diversas compañías y marcas que comercializan estos complementos. Por eso compartimos contigo la primera parte de un informe elaborado por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) para aprender a reconocer cuándo estos productos son sospechosos.

Si un complemento nutricional muestra cualquiera de las características que se enumeran a continuación, debes estar alerta. Los productos que exhiben cualquiera de estas características suponen un elevado riesgo de dopaje y para tu salud.

1. Evite los productos que enumeran sustancias prohibidas en su etiqueta.

Es muy importante examinar a fondo la etiqueta de cualquier producto que estés considerando tomar. Aunque las etiquetas de los suplementos no siempre son exactas, puedes utilizar una copia de la Lista Prohibida de la AMA para evaluar los ingredientes que se enumeran. Hay muchos ingredientes prohibidos que utilizan varios nombres comerciales. Por ejemplo; Oxilofrine, es un estimulante prohibido, también conocido como methylsynephrine. Otro estimulante prohibido es la metilhexaneamina, que también usa el nombre de dimetilamilamina, DMAA, y a veces el aparentemente inofensivo nombre de “aceite de geranio” (pero para ser claro, este medicamento no tiene nada que ver con el extracto real de las plantas de geranio). Si en la etiqueta encuentras ingredientes que no reconoces, consulta al personal especializado de la CONAD a través de sus canales de comunicación. ¡Mantente siempre alerta!

2. Evitar los productos fabricados por empresas que también vendan productos que contengan sustancias prohibidas en el deporte.

Si una compañía vende cualquier producto que tenga sustancias prohibidas en la etiqueta, esto aumenta la probabilidad de que este ingrediente pueda contaminar otro producto (en cuya lista no aparezcan sustancias prohibidas), ya sea accidental o intencionalmente. Esto sucede cuando todos los productos se fabrican con la misma maquinaria y en la misma planta de fabricación. Si según la etiqueta, un producto parece estar libre de sustancias prohibidas, pero la compañía produce otros productos que sí las contienen, los deportistas deben estar alertas.

3. Evite los complementos que indican ganancia muscular, pérdida de peso y productos de “energía”.

Estudios de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos ha aclarado que los productos para el desarrollo muscular (cuerpo), la pérdida de peso y el aumento de la energía son los más comúnmente contaminados con sustancias prohibidas en el deporte.

Los productos “muscle building” pueden contener agentes anabólicos, hormonas o inhibidores de la aromatasa (sustancias que bloquean la desintegración de la testosterona) o sustancias químicas de investigación no aprobadas, como las hormonas peptídicas.

Los productos para pérdida de peso pueden contener estimulantes, diuréticos o fármacos como la sibutramina.

Los suplementos de energía pueden contener estimulantes o productos químicos de investigación.

4. Cuidado con las empresas que comercializan productos en cualquiera de las categorías anteriores.

Similar al punto 2, si una empresa comercializa productos en las categorías anteriores, es más probable que manejen ingredientes que están prohibidos en el deporte. Esto aumenta la probabilidad de que dichos ingredientes también puedan contaminar otros productos que produce la misma compañía.

5. Tenga cuidado con los ingredientes que terminen en -ol – diol o -stene, o ingredientes que contienen una gran cantidad de números.

Estos pueden ser esteroides, estimulantes u otros químicos de investigación. Algunas compañías de suplementos también pueden estar utilizando una estrategia de marketing para hacer parecer su producto como único o novedoso.

6. Evite los suplementos que se venden para tratar o prevenir una enfermedad.

Los complementos alimenticios no curan, ni tratan enfermedades (cáncer, obesidad, resfriado común, verrugas, diabetes, colesterol alto, etc.). Una afirmación de que un producto es “protector contra el desarrollo de cáncer” o “reduce el dolor y la rigidez asociados con la artritis” son ejemplos de esto. Los complementos alimenticios están destinados a proporcionar nutrición y complementar la dieta. Por definición, si algo pretende tratar una enfermedad, entonces es una droga, no un suplemento.

7. Ten cuidado con los anuncios.

Anuncios como “avance científico más reciente” o declaraciones como “fórmula secreta”, “garantía de devolución de dinero”, “solución rápida”, “usado por miles de años” o “lo que los expertos no quieren que usted lo sepa”, o el uso de cualquier jerga científica que parezca impresionante, pueden esconder procesos ilegales en el deporte.

LEAVE A REPLY